Historia

Historia

La historia cuenta que en Iquique el té y el arroz son sagrados y ambas tradiciones fueron impuestas por miles de chinos que llegaron durante siglos al norte Chileno, eligiendo la región de Tarapacá para radicarse.

Entre aquellos chinos que llegaron por primera vez en el año 1914 se encontraba Koupolin Koo Tau quien era un doctor de medicina naturista chino, y prestaba servicios en distintos pueblos y salitreras del norte, atendiendo pacientes con métodos de friega y masajes con mentolatum chino y yerbas.

En el año 1918, al término de la I guerra mundial, la industria del salitre empezó a decaer generando un gran flujo migratorio hacia el centro de Chile. Este motivo obligo a Koo a buscar nuevas opciones para sobrevivir, así llego al oasis de Pica y Matilla donde conoció y se enamoró de Petronila Bustillos Sandoval, eterna reina de los carnavales de Pica y conocida dulcera de la zona.

Koo, observando a Petronila haciendo sus clásicos alfajores de Pica y Matilla, recordó a su paisano Chung de su lejana tierra Cantón que producía dulces de porotos e incorporo lo que el recordaba dando vida a un nuevo dulce.

Luego donde surge la duda ¿cómo le llamaban? Koo con su español incipiente se refería a ellos como chung-queque (el queque de chung). Al final, los lugareños de la zona lo castellanizaron con el nombre que hoy en día se conoce Chumbeque.